A pesar de que esta reseña no se centra en las finanzas personales, me parece una gran idea retomar el blog con este tema, porque de este libro aprendí valiosas lecciones, que tengo la oportunidad de poner en práctica con bastante frecuencia.
Lo primero de todo, es recomendaros la lectura del texto completo, porque yo trataré de sintetizar las ideas básicas, me siento incapaz de recoger en un artículo el contenido de más de 400 páginas llenas de reflexiones, experiencias y consejos de este gran autor. Y si lo que os preocupa es que sea un texto denso y pesado, ni mucho menos, para ser un libro de tanta enjundia es muy ligero y fácil de leer… la mayor pega a la velocidad de lectura la tendréis en que como contiene tanta información probablemente acabéis con una libreta tomando notas de los consejos y herramientas que recomienda para aplicarlas a vuestra propia vida.
Vamos al grano…
El principio de todo: La idea.
Lo primero que hay que trabajar para buscar la libertad es la idea de libertad que nosotros tenemos, es decir, cual es nuestra vida ideal. Ese es un ejercicio que muchos orientadores, terapeutas y consultores recomiendan, ya que permite conectar nuestros sueños con la realidad que vivimos y ayudarnos a descubrir como llegar del punto A al punto B. Así que ya sabes… tomate un buen rato y escribe como te gustaría que fuera tu vida ideal.
Quien soy yo: Las habilidades.
Una vez que tenemos claro (o mas o menos definido) cual es nuestra vida ideal, tendremos que preocuparnos por ser las personas que pueden lograr esos objetivos. Es decir, si nuestro sueño es ser estrellas de un deporte, necesitaremos ciertas habilidades, que muchas veces van más allá de las meramente físicas y deportivas, como puede ser la concentración, resiliencia (resistencia a la frustración), trabajo en equipo… Tim por su parte nos recomienda algunos ejercicios para desarrollar habilidades que nos vendrán bien en le mundo empresarial, la capacidad de negociar, la perdida de verguenza y entender el poder del dinero en metálico. Así que determina como debes ser, y comienza a trabajar en esas habilidades que irás necesitando.
Buscar un medio: El proyecto
Lo siguiente que debemos hacer es buscar el medio de sustentar esa vida ideal que deseamos, es decir, cual será nuestra fuente de ingresos. En el libro claramente se apuesta por sistemas de ingresos que puedan ser sistematizables y desubicados, es decir, en los que puedes no intervenir y siguen generando ingresos y que puedes realizar desde cualquier parte, pero las ideas que cuenta sobre prospección del mercado y aplicar metodologias Lean (aunque el no las llama así) para comenzar con modelos baratos y rápidos que nos den una idea real del interés del cliente son aplicables a cualquier negocio (y a muchos les habria ido mejor si las hubieran puesto en práctica).
Ganando pasta: El negocio funcionando
Esta es la parte más corta del libro, jejeje, porque en cuanto el negocio genera dinero, Tim nos insta a comenzar el siguiente proceso de sistematización para que sea una fuente automática de ingresos.
Saliendo fuera: Sistematizar el negocio
Una vez que el negocio genera los primeros ingresos, es decir es un modelo viable, debemos buscar la manera de alejarnos del negocio, que es esto, sistematizarlo y delegar. Tim en su experiencia nos cuenta que en el primer negocio que monto, cuando más al margen se mantenía del negocio, mejor funcionaban los procesos, porque al final él hacía de cuello de botella y paraba todo el engranaje, así que aprendió a ocuparse solo de las cosas que para las que su decisión era del todo imprescindible.
En esta parte nos cuenta también mucho sobre como delegar, y utilizar servicios en Internet para tareas repetitivas. Es decir, cuanto menos intervención humana, y por nuestra parte mucho mejor.
Parece una locura eso de que nuestro negocio irá mejor sin nosotros, pero cuando lees sus experiencias lo ves muy claro. Y sobre quien debe hacer le trabajo, por supuestoq ue hay cosas que harán personas, pero serán delegados con funciones específicas y con un entrenamiento de como deben proceder, así que conociendo nuestro criterio, ellos son mucho más rápidos, eficientes y creativos si nosotros no estamos ahí molestando.
La gran vida: Haciendo realidad nuestro sueño
En la última parte Tim nos comparte consejos y experiencias del proceso de dejar de trabajar y dedicarse a vivir, sus experiencias y aprendizajes, porque no es tan sencillo romper con una costumbre arraigada por años de gastar 40 horas semanales (o más) en una oficina, cuando con un sistema bien engrasado, con 8 o 10 a la semana como mucho será suficiente.
De golpe con encontramos con un montón de agenda que llenar y muchas cosas por hacer… y también hay que saber gestionar eso para que todo vaya bien 😉
Como os comentaba, no pretendo recoger las enseñanzas de Tim al completo en este resumen, sino daros una perspectiva y animaros a cumplir vuestros sueños… para mi este es uno de los libros de obligada lectura.
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Comentarios

comentarios